Implantación del Análisis de Puntos de Función en la Organización

  

Con una experiencia acumulada desde 1998 apoyando a organizaciones en la aplicación del Análisis de Puntos de Función, percibimos que un obstáculo para el éxito en la implantación del FPA es la falta de una perspectiva estratégica. Cuando esto sucede, dificilmente son obtenidos los beneficios que justifican las inversiones en la técnica, no es institucionalizada y los recursos son desperdiciados.

 

Nuestra experiencia muestra que capacitar aisladamente a un profesional o a todo el equipo en el Análisis de Puntos de Función de una perspectiva estratégica, es una acción insuficiente. En ambos casos, falta infraestructura. Además del soporte gerencial, principal factor crítico de éxito, los otros aspectos mencionados son clave para el éxito en la implantación de métricas: un núcleo de competencia en métricas y estimaciones aliados a un repositorio de métricas de los proyectos realizados.

 

El proceso de implantación puede ser facilitado en caso de que la organización esté involucrada en iniciativas como ISO, Six-Sigma, CMMI, PMI y Balance Scorecard, ya que hay objetivos convergentes y los proyectos son complementares entre sí. Lo fundamental es saber relacionar y demostrar esto para quienes toman las decisiones. 

 

La FATTO define la calidad de este servicio en términos de éxito en la implantación de la infraestructura de métricas que habilite la transformación de cultura donde la experiencia y subjetividad individual sea gradualmente complementada por métricas que reflejen la experiencia colectiva de la organización en el desarrollo, sustentación y/o contratación de software.

 

En caso de que su organización no tenga los recursos y/o intereses en formar un núcleo de competencias en métricas, aún así ella puede alcanzar los mismos beneficios. Profesionales certificados de la FATTO están disponibles para ejecución de las funciones técnicas de ese núcleo de competencia.

 

Nuestra estrategia comprende dos líneas de acción principalmente: La primera, busca dar inicio al uso consistente del análisis de puntos de función inmerso en el contexto de su organización, ofreciendo indicadores preliminares, formando un núcleo de competencia de métricas, identificando y apoyando en la adecuación de los procesos al uso de métricas funcionales.

 

 

 

La segunda busca apalancar el valor de las métricas funcionales en el aumento de la previsibilidad - mejores estimaciones y presupuestos. Esto es atendido con la revisión de la definición, población y categorización de la base histórica de proyectos. Para esto, su organización ya debe tener disponible una muestra entre treinta y cien proyectos con información apropiada en cada proyecto del esfuerzo, plazo y costo. FATTO se encarga de todo el trabajo de medición y análisis estadístico. El siguiente diagrama ilustra nuestra propuesta de implantación del FPA.

 


>> Paso 1

 

Planeación y Mobilización


El soporte gerencial al uso de métricas es un factor crítico de éxito para su implantación y el mayor beneficiado por este tipo de iniciativa es justamente el cuerpo gerencial. Muchas veces, los intereses son contradictorios entre los gerentes. El responsable por la fábrica de software tiene interés en ofrecer una estimativa solo cuando el producto estuviera todo especificado, respecto al gerente del PMO (Project Management Office) debe ofrecer presupuestos mucho antes de eso.

 

Los responsables por la calidad tienen interés en institucionalizar prácticas y definir estándares, y los gerentes de desarrollo, tienen interés en responder a las demandas de los clientes internos y externos en el menor tiempo posible. Por ello, sin que todo el grupo sea sensibilizado para los beneficios del trabajo invertido y sin que la visión de las dificultades y restricciones de cada uno sea considerados y definidas acciones para superar esas restricciones, los resultados de las iniciativas de implantación de métricas quedan bastante comprometidos.

 

Para tratar esos asuntos, recomendamos la participación de todas esas personas en una sesión de entrenamiento del curso FPA: Fundamentos, Beneficios e Implantación y de un workshop de métricas. Este enfoque permitirá que la organización comprenda el valor para el negocio de la medición funcional y explore las aplicaciones prácticas del uso de puntos de función.

 

La medición funcional se aplica a muchos aspectos del proceso de desarrollo de sistemas, incluyendo estimaciones de proyecto, gerencia de requisitos, gerencia de cambio, gerencia de rendimiento, gerencia de contratos, control de costos y calidad, prevención de defectos e iniciativas de mejora de productividad.

 

El producto es un bosquejo del plano para implantar y utilizar métricas funcionales. El siguiente diagrama, ilustra este trabajo, las actividades destacadas en amarillo son facilitadas por el consultor de la FATTO y tiene un plazo máximo de dos días consecutivos.

 


>> Paso 2

 

Formación del equipo y "baseline" de métricas

 

Nuestro trabajo en capacitar profesionales en la técnica de Análisis de Puntos de Función es ampliamente reconocido por el mercado. El material didactico utilizado es fruto de más de 15 años de evolución continua en cursos abiertos al público y cerrados para empresas. Vea más información sobre el curso de Capacitación en Análisis de Puntos de Función.

 

Después de este curso con base en la documentación de requisitos previamente preparada, durante un período de dos o más, cada proyecto seleccionado tiene su tamaño funcional medido y estimado por el grupo de personas que participó del entrenamiento. En ese contexto, surgen dudas respecto a la aplicación de la técnica en la realidad que los profesionales están inmersos. Estas dudas son el insumo para que el grupo elabore una Guía de Medición de Puntos de Función, que permite posteriormente multiplicar la experiencia y evitar el trabajo adicional involucrado en el análisis de asuntos.

 

Teniendo la información de tamaño funcional (estimado y medido) conjuntamente con los datos ya levantados de esfuerzo, se tienen una primera referencia de la productividad para los proyectos y de cuanto fue el crecimiento funcional apurado entre las estimaciones preliminares y su conclusión. En aproximadamente un día, estos datos son analizados y es preparada una presentación con los resultados del trabajo.

 

La muestra utilizada aún no es suficiente para aplicar los valores obtenidos para la planeación de proyectos futuros. Sin embargo, el trabajo ofrece la fundación técnica necesaria para tal asunto.El siguiente diagrama ilustra esa fase.

 

 

 


>> Paso 3

 

Inserción del FPA en los procesos de desarrollo

 

Este es un trabajo conjunto entre el consultor de FATTO y los profesionales de la organización que actúan en calidad y/o gerencia de proyectos y que hayan participado de la etapa de Formación del equipo y "Baseline" de métricas, para escoger los procesos de gestión, desarrollo y sustentación de sistemas que serán objeto de la adecuación.

 

El criterio para la selección y el aumento del rendimiento global. Además del proceso de medición y análisis, otros como la planeación del proyecto, el acompañamiento y control del proyecto, la gerencia de requisitos y la gestión de contratos, normalmente están comprendidos en esa selección. Los mejores resultados son obtenidos cuando los procesos analizados son los procesos que están en uso en la organización - "vivos". Muchas veces los procesos, a pesar de estar definidos y documentados, no están en sincronía con la práctica real en la organización.

 

La naturaleza de la adecuación es planear la modificación de los procesos para usar el nuevo instrumental traido por el análisis de puntos de función. El rendimiento global es definido en los términos de los objetivos establecidos en el trabajo de Planeación y Mobilización.

 

El equipo evalúa los componentes de los procesos escogidos, colocando como objetivo preparar una propuesta que apunte donde debe haber una modificación y lo que debe ser modificado. Al final del trabajo, se presenta un conjunto de recomendaciones para el resto del equipo participante del entrenamiento para recoger sus consideraciones. Finalmente, después de la revisión, estas son presentadas al cuerpo gerencial.

 

Este trabajo dura aproximadamente cuatro días. Para las organizaciones con procesos formalmente definidos, cabe destacar que el objetivo no es actualizar su documentación de procesos, pero si definir los ítems de acción para la adecuación.

 

El diagrama siguiente ilustra la propuesta.

 

 

 

 

>> Paso 4

 

Definición y alimentación de la base histórica de proyectos

 

Una pregunta bastante frecuente direccionada a la comunidad de métricas es respecto a la productividad (Punto de función/Hombre día) o tasa de entrega (Hora hombre/ Punto de función) esperadas en determinadas plataformas computacionales y lenguajes de programación. Eso es natural, dada la importancia del esfuerzo estimado en la planeación de proyectos.

 

El esfuerzo, además de ser un insumo para la estimación del plazo, acostumbra a ser el principal componente del costo en proyectos de software y es fundamental para el proceso de presupuestar. En sí es simple, basta multiplicar la estimación del tamaño funcional, obtenida utilizando cualquiera de las técnicas aprendidas en el curso de Capacitación en Análisis de Puntos de Función, por la tasa de entrega. Sin embargo,  ¿Cuál tasa de entrega debe ser utilizada? Ningún número substituirá aquellos extraídos de los datos de su propia organización.

 

Al medir/estimar un proyecto utilizando la técnica de Análisis de Puntos de Función una serie de aspectos no son considerados. Estos aspectos componen el llamado "tamaño técnico" de la aplicación. Actualmente, no existe ninguna métrica estandarizada para medirlos y ellos son fundamentales para que los puntos de función puedan ser usados consistentemente para estimaciones. La siguiente figura ilustra esa dinámica:

 

 

Por ejemplo, imagine dos proyectos, ambos ofreciendo la misma funcionalidad, uno codificado en Java sin el uso de un framework y el otro también en Java, sin embargo con un framework extremadamente poderoso. El primero ciertamente consumirá un esfuerzo superioral primero a pesar de que ambos tengan el mismo número de puntos de función. Si al estimar uno, usaramos la tasa de entrega del otro para estimar el esfuerzo, tendríamos pésimas alternativas.

 

Una forma de considerar el "tamaño técnico" es por la creación de perfiles que comprendan características comunes consideradas por el FPA y que impacten la productividad en términos de puntos de función.

 

La principal intención de ese trabajo es la definición del menor número de perfiles, o categorías que comprendan el mayor número de aspectos con impacto en la productividad y establecer critérios que permitan enmarcar un nuevo proyecto y ofrecer la productividad de cada categoría. Este consta de una fase de medición y una recolecta de datos y otra de los análisis.

 

En la fase de medición, nuestro equipo mide diversos proyectos. Los datos de esfuerzo, plazo y costo de estos proyectos son recolectados y clasificados en términos de sus aspectos no funcionales previamente definidos.



En la fase de análisis, nuestros consultores buscan identificar relaciones de correlación, causa y efecto en los datos tabulados en la fase anterior. Con base en estas relaciones, definimos las categorias, para luego establecer los respectivos indicadores de productividad. Ese trabajo es repetido hasta que sea montada la mejor configuración.

 

El criterio de evaluación es la comparación entre los datos reales de los proyectos tabulados y los datos proyectados utilizando los números generados para la categoría en que cada proyecto se encuadra. El diagrama de abajo ilustra ese trabajo:

 

 

 

 

 

.

 

.