Artículos

APF: ¿Por Qué Contar con una Profecía Cuando Puede Hacer una Estimación?

 

Una Herramienta para la Toma de Decisiones


FATTO proporciona varios servicios de consultoría, uno de ellos es el uso del Análisis de Puntos de Función con el fin de medir el tamaño funcional y eventualmente ayudar con la valorización de una aplicación de software. Dicho servicio fue ofrecido para un sistema de software de una tienda en línea de una empresa posicionada en la industria de Giros Postales.

 

Existen varias razones para atribuir un valor a una aplicación de software. A continuación se describen algunas de ellas:

  • Contabilizar software como parte de los activos de la organización
  • Vender la aplicación a otra empresa
  • Confirmar la valorización hecha por un tercero
  • Identificar qué componentes se consideran como los más valiosos
  • Analizar si vale la pena desarrollar un software o si es mejor comprarlo
  • Ayuda en la evaluación de las implicaciones de costo y plazo  relacionadas a las decisiones sobre el software
  • Ayuda al hacer decisiones relativas a la gestión de riesgos

Cuando se valoriza una aplicación de software, es importante considerar que el valor monetario se expresa como un rango, usando el costo para desarrollar una aplicación como un ‘piso’ (valor mínimo) y los resultados, los problemas resueltos y oportunidades aprovechadas  como un ‘techo’ (valor máximo). El costo para convertirse en una aplicación disponible se interpreta de una manera simplificada como el valor asociado para desarrollar la aplicación (Requisitos Funcionales * Tasa de Entrega compatible con requisitos no funcionales* Valor Hombre-Hora). El costo está directamente relacionado con el tamaño funcional.  

 

El valor es algo percibido de manera distinta por cada uno. Podemos decir de cierta manera entonces que el valor es subjetivo.  Por ejemplo, un vaso de agua para quien está en un desierto sin beber agua hace varias horas vale mucho más que para una persona que está nadando en un río de agua cristalina. Una organización que consigue agilizar un proceso operacional en  50% con el uso de un determinado software, tiene una percepción de valor mayor de éste que otra que irá a disfrutar de una ganancia de agilidad de sólo 5%. El valor ofrecido al negocio (techo) incluye componentes como procesos operacionales (flujos que encadenan diferentes funciones en el negocio), niveles de calidad (número de defectos), niveles de performance y time to market.

 

Teniendo en cuenta esta cuestión de la percepción subjetiva del valor, aquí se considerará solamente el  piso de la valorización (valor mínimo) basada en su tamaño funcional.

 

Los requisitos funcionales del usuario son analizados a partir de sus representaciones documentales, en la propia experiencia de uso del producto y en entrevistas con los especialistas. Durante este análisis, se utilizó la herramienta  SCOPE, desarrollada por la empresa Total Metrics. Este software facilitó el proceso de estimación porque mantiene las Funciones de Datos y las Funciones de Transacción de una forma organizada y permite la identificación de funcionalidades duplicadas (comparándolo con documento Excel). Además de estos beneficios, SCOPE tiene la habilidad de informar  el tamaño funcional del proyecto y el baseline de subsistemas, versiones, y proyectos que abarcan múltiples aplicaciones; también puede estimar el esfuerzo necesario para completar el desarrollo de un software usando como insumo la tasa de entrega.

 

Una vez calculado el tamaño funcional de la aplicación (sumado automáticamente por SCOPE), se estimó la tasa de entrega requerida para desarrollar una aplicación como ésta (del mismo tamaño funcional) desde cero; teniendo como entrada un benchmark (punto de referencia) con especificaciones similares a la aplicación.

 

Este dato junto con el tamaño funcional permitieron calcular el esfuerzo requerido para su desarrollo (Esfuerzo = Puntos de Función * Tasa de Entrega). Como se trata de una estimación, la incertidumbre fue considerada en el modelado por el uso de los rangos presentes en el cono de incertidumbre del COCOMO II y con el fin de obtener un resultado puntual, se usó el método PERT ya que considera un escenario optimista y pesimista fornecido pelo COCOMOII.

 

Una vez calculado el esfuerzo, es posible calcular el costo de la aplicación teniendo como referencia el valor por Hombre-Hora definido por el cliente. Sin embargo, este resultado representa el valor piso para la valorización de la aplicación como se mencionó en el comienzo de este artículo.

 

Además, FATTO Consultoría y Sistemas proporciona información de los ítems no directamente relacionadas al costo como plazo y la calidad que contribuyen a la evaluación del costo de oportunidad. El valor de dichos aspectos está bajo el criterio del cliente y se verá reflejado en el valor monetario de la aplicación final (techo).

 

 

.

 

.