Artículos

¿Cuáles son las principales causas para errores en un cálculo de punto de función?

 

 

La mayo­ría de los erro­res encon­tra­dos en un cál­culo de pun­tos de fun­ción de un sis­tema es oca­si­o­nada por 4 factores:

  • Des­co­no­ci­mi­ento de la téc­nica: aun hay un gran número de pro­fe­si­o­na­les que son desig­na­dos para con­tar pun­tos de fun­ción de un sis­tema sin el cono­ci­mi­ento nece­sa­rio del pro­ceso del cál­culo. Qui­zás esto ocurra por haber una idea gene­ra­li­zada de que el APF sea muy sim­ples. Y en la rea­li­dad ella es, sin embargo esto no sig­ni­fica que sea des­ne­ce­sa­rio entre­na­mi­ento pro­fe­si­o­nal o un estu­dio más dedi­cado de la téc­nica.

     

    Con sola­mente un cono­ci­mi­ento super­fi­cial del APF es bien pro­ba­ble que el ana­lista cometa erro­res bási­cos. Sobre este aspecto, el IFPUG esta­blece su pro­grama de cer­ti­fi­ca­ción pro­fe­si­o­nal CFPS, que visa garan­tir que el pro­fe­si­o­nal cer­ti­fi­cado conoce todas las defi­ni­ci­o­nes y reglas de su Manual de Prac­ti­cas de Cál­culo en su ver­sión más recenté.

     

  • Dejar el cál­culo ser “con­ta­mi­nado” por la implan­ta­ción: el APF es una téc­nica paramedir requi­si­tos fun­ci­o­na­les de un soft­ware. O sea, mide lo que el usu­a­rio soli­cita y recibe del soft­ware inde­pen­di­ente de cómo este fue imple­men­tado. Luego, el resul­tado de una cál­culo de pun­tos de fun­ción tiene que ser lo mismo, inde­pen­di­ente de la solu­ci­ona de imple­men­ta­ción (pro­ceso, arqui­tec­tura, her­ra­mi­en­tas, ambi­ente com­pu­ta­ci­o­nal) adop­tada por el desen­vol­ve­dor.

     

    Con­tar pun­tos de fun­ción de un sis­tema es un ejer­ci­cio de abs­trac­ción de pro­blema de nego­cio de usu­a­rio que el soft­ware debe aten­der, sin embargo ni siem­pre esto es una tarea fácil y mismo ana­lis­tas de pun­tos de fun­ción con expe­ri­en­cia pue­den des­viar el foco del cál­culo para la solu­ción de imple­men­ta­ción del desen­vol­ve­dor. Muchas veces el ana­lista es indu­cido en este camino por falta de docu­men­ta­ción adecuada.

     

  • Falta de cono­ci­mi­ento de nego­cio: de nada sirve ser espe­ci­a­lista en APF y no cono­cer el nego­cio del usu­a­rio. Para que el cál­culo de pun­tos de fun­ción sea hecho de forma cor­recta, o sea, de punto de vista de usu­a­rio, es nece­sa­rio que el ana­lista de pun­tos de fun­ción bus­que el enten­di­mi­ento de nego­cio pri­mero y sola­mente des­pués rea­lice el cál­culo de pun­tos de fun­ción. Muchas veces no hay tiempo dis­po­ni­ble para que el ana­lista de pun­tos de fun­ción bus­que este cono­ci­mi­ento. En este caso él ira actuar en con­junto con un ana­lista de nego­cio o con un usu­a­rio para poder rea­li­zar el cál­culo de pun­tos de función.

     

  • Cali­dad de los requi­si­tos dis­po­ni­bles: mucho se dice en la inge­ni­e­ría de soft­ware sobre la impor­tan­cia del levan­ta­mi­ento de requi­si­tos y del impacto que esto tiene en todo el proyecto cuando esta tarea no es bien eje­cu­tada. Para el cál­culo de pun­tos de fun­ción esto no es dife­rente. Si los docu­men­tos de donde el ana­lista de pun­tos de fun­ción extrae los requi­si­tos del usu­a­rio para rea­li­zar el cál­culo están ambi­guos, incom­ple­tos o mal escri­tos, cier­ta­mente el resul­tado del cál­culo será afectado.

Esta rela­ción de fac­to­res no están pre­sen­ta­das en nin­guna orden espe­ci­fica, pero es bas­tante repre­sen­ta­tiva de los prin­ci­pa­les fac­to­res que cau­san el cál­culo de pun­tos de fun­ción incorrectas.

.

 

.